Tallarines de arroz con Gambones y Brócoli


Hemos tardado un poquito en subir la primera receta del año, pero la verdad es que teníamos empacho de ver tanta comida por todas partes: anuncios, supermercados, fotos en los grupos de WhatsApp,... Y, cómo no, en alguna de las comidas y/o cenas navideñas.

Así que nos ha tocado esperar un poco para despejar la mente de tanto empapuzamiento para volver a la carga con nuestras recetas sencillas, ricas y lo más sanas posibles, sin renunciar al sabor y la vistosidad.

Y sí, nosotros también teníamos algo de "sobras" de Navidad. Aunque, afortunadamente, cada año hacemos mejor la lista de la compra y este año apenas nos ha quedado un par de cosillas muy versátiles para el resto del año.

Una de esas "sobras" de las compras navideñas han sido unos gambones, tan clásicos en esas fechas y que, al venir congelados, nos pueden durar varias semanas en el congelador sin ningún problema.

Como no somos de "dietas" no vamos a ofreceros recetas "detox" o "baja kilos", como siempre os traemos recetas equilibradas que podemos tomar todo el año.

Ale, vamos al lío...

Ingredientes (para 4 personas aprox.):
- 250 grs de tallarines de arroz
- 600 grs de floretes de brócoli
- 600 grs de gambones
- 2 dientes de ajo
- 1 cda de salsa de soja
- 4 cdas de salsa agridulce (sustituto abajo)
- hojuelas de chile rojo al gusto (opcional)
- pimienta rosa
- aceite de oliva virgen extra
- sal
Preparación:

1. Comenzamos lavando los gambones. Les retiramos la cabeza y el caparazón que reservamos en un plato. A la carne le retiramos el hilillo oscuro, que son los intestinos y dejan mal sabor.

2. En un cazo ponemos una cucharada de aceite a calentar y cuando esté caliente le añadimos las cabezas y caparazones de los gambones. Doramos aplastando las cabezas hasta que comiencen a desprender buen aroma, cubrimos de agua y dejamos cocer durante unos 15-20 minutos desespumando la superficie. Dejamos enfriar y colamos por un colador fino. Reservamos.

3. Los tallarines de arroz os indicará el proceso que recomiendan, aunque nosotros siempre los preparamos igual. En un recipiente de vidrio ponemos los tallarines y cubrimos con agua caliente, del grifo mismo, y dejamos que hidraten mientras salteamos el acompañamiento.

4. En una sartén amplia, nosotros usamos un wok, ponemos 3 o 4 cucharadas de aceite de oliva a calentar junto con los ajos fileteados.

5. Cuando comience a desprender buen olor añadimos los gambones para que tomen un poco de color y los retiramos de la sartén.

6. A la sartén con los ajos, que ya ha cogido saborcillo a los gambones, le añadimos el brócoli troceado en raciones de bocado. Salpimentamos y salteamos dos o tres minutos.

7. Incorporamos los tallarines bien escurridos, vertemos la salsa de soja y la agridulce y mezclamos bien. Vertemos el caldo de gambón a pocos para ir cociendo la pasta. La cantidad de caldo a poner dependerá de si queréis una receta caldosa o no.

8. Cuando la pasta esté en el punto de cocción que más os guste rectificamos de punto de sal, apagamos el fuego, reincorporamos los gambones, tapamos el wok y dejamos reposar un par de minutos.

9. Servimos con la salsa y espolvoreamos escamas de chile al gusto.

10. Comemos y a disfrutar ^_^

Trucos y Sugerencias:

- Si no tenéis salsa agridulce en casa, podéis hacer un apaño con 4 cucharadas de tomate frito o triturado al que añadiréis un chorrito de vinagre y una cucharadita de azúcar. Removemos, cocinamos para que se disuelva totalmente el azúcar y listo. Una receta más elaborada os la traeremos pronto usando jugo de piña ¡deliciosa!

- Para potenciar aún más el sabor de gambón, en lugar de colar las cabezas y caparazones enteros, podéis previamente pasarles la batidora como se de una salsa americana se tratase. Igualmente tendréis que pasar por un colador fino para asegurarnos de que no pase ningún pedacito desagradable.

- Si os gusta que el brócoli quede más blando, a nosotros nos gusta al dente, podéis cocerlo previamente en el microondas durante unos 3 minutos en un recipiente apto para microondas.

- Con esta misma receta hacemos dos preparaciones. Cuando la salsa es espesa y escasa son como cualquier tallarín salteado. Cuando dejamos bastante cantidad de caldo de gambón es como una sopa de tallarines, genial para estos días de frío.

- Si os sobra caldo de gambón ¡no lo tiréis! Es genial para otras preparaciones. Podéis congelarlo sin problemas en recipientes aptos y si queréis hacerlo más cómodo, podéis reducir el caldo, enfriar y ponerlo en una cubitera en el congelador. Así tendréis vuestras propias pastillas de caldo.

Versión Vegetariana:

- Se pueden sustituir los gambones por tofu y para darle un sabor marino añadidle unas pocas algas (wakame, kombu, nori,...).

Sin Gluten.

Sin Lactosa.

Nos leemos pronto... ¡buenas cocinillas a todos! ^_^

2 comentarios:

Muchas gracias por visitarnos y dejarnos un mensaje. Nos encanta tenerte por aquí, que nos leas y des tu opinión, ideas y/o consejos ^_^

Leemos todos y cada uno de los mensajes, con cariño y atención ^_^ Si tardamos en responder, será por despiste, pero acabaremos respondiendo ^_^

Nos leemos pronto... ¡buenas cocinillas! ^_^

Estamos de obras en el blog para intentar mejorarlo. Disculpad las molestias.

Abreviaturas

cda - cucharada sopera; cdta - cucharada postre; g - gramos; kg - kilo; l - litro; ml - mililitros;
vaso - 250 mililitros; ºC - grados centígrados